S?bado, 15 de octubre de 2011

Una manera de contribuir a mantener el equilibrio ecológico es desde el propio hogar, evitar los desperdicios, emplear sustancias tóxicas, etc.

Ecología en la cocina:

La cocina es uno de los sitios de la casa que produce mayor contaminación, sustituyendo hábitos y artículos de cocina, por otros que sean favorables al medio ambiente, se produce un ahorro de recursos, aunque tal vez, algunos productos resulten más caros, ya sea porque su demanda es inferior, o porque son considerados de moda.

Bajar el consumo de papel, empleando sustitutos, como bolsas de tela para el supermercado, servilletas de tela, etc. Emplear papeles no blanqueados, ya que su proceso de fabricación incluye cloros, los cuales son sumamente tóxicos.

El nylon adherente recibe un añadido de sustancias químicas peligrosas, que pueden impregnarse en la comida.

El aceite comestible es un gran contaminante, 1 litro de aceite, contamina 1 millón de litros de agua. Desecharlo en botellas plásticas de refrescos y colocarlos en la basura, es una buena medida de reducir la contaminación.

Los electrodomésticos en mal estado, gastan significativamente más que los nuevos. Los refrigeradores consumen casi el 25% de la electricidad de un hogar. Las lavadoras, el 14% del agua empleada en una casa. El horno de microondas, si bien consume menos electricidad, puede generar cambios en la naturaleza de los alimentos que resulten nocivos.

Al cocinar, podemos reducir el gasto de energía, empleando recipientes de tamaño y materiales adecuados a la cocción, manteniendo tapadas la ollas para reducir las pérdidas de calor, cocinando las porciones justas, o aumentándolas de modo que podamos guardar para una nueva comida. No emplear papel aluminio o nylon adherente, sustituirlos por viandas.

Ecología en el baño:

En el baño, por razones obvias, empleamos una serie de sustancias químicas para mantener la higiene adecuada, pero dichas sustancias pueden resultar tóxicas.Ecología en el hogar

Algunos limpiadores, pueden ser sustituidos por sustancias naturales, como: vinagre y zumo de limón, para desinfectar y perfumar.

Los perfumadores, suelen contener para-dicloro-benceno, que en grandes dosis, puede ser cancerígena. Los champúes anticaspa, suelen contener sulfuro de selenio, que es absorbido por la piel y es altamente tóxico.

Los detergentes deben ser biodegradables en aproximadamente un 80%, pero los tensoactivos derivados del petróleo, nunca llegan a degradarse totalmente. Pueden emplearse en sustitución, champúes de baja categoría, que si bien resultan un poco más caros, desengrasan mejor, son más fácilmente enjuagables, favoreciendo el ahorro de agua, y se degradan mejor. Pueden emplearse tanto en baños como en cocinas.

Para desobstruir desagües, emplear una mezcla de 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y media taza de vinagre caliente, en lugar de los peligrosos desatascadores químicos.

www.guia-urbana.com


Publicado por Orlando07 @ 8:18 AM  | Ambiente y salud
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios